Curso doma racional

Portada » CURSOS EQUINOS » Curso doma racional
Curso doma racional 2017-03-16T22:35:16+00:00

La Doma Racional es una técnica para amansar o domesticar caballos sin violencia ni fuerza física
.
 
Básicamente este tipo de doma trabaja con el conocimiento de la sicología del caballo. Esto es básico.
Nadie puede domar uno de estos animales, que en fuerza nos supera ampliamente, si no conoce sus pensamientos,
reacciones, métodos de subsistencia, etc. Nuestro trabajo se basa en primer lugar en el gran amor que sentimos por ellos.
Admiramos sobre todo su nobleza e inteligencia. Alguien una vez dijo:
“Haz fácil para ellos lo que es correcto y difícil lo incorrecto”.
 
Esta es la base: no castigar, sino colocar delante de ellos tantas dificultades sean necesarias para
impedir que huyan o rehúsen hacer lo que le estamos pidiendo. Y si hemos de escoger un castigo será
solamente sacarlos de su tranquilidad. Solo hace falta entender esto para lograr su confianza.
No hace falta intimidarlos, ellos entienden hasta con palabras.
No hace falta que los agrupemos en diferentes categorías de comportamiento.
Caballo hay uno sólo: sociable y noble. Es el hombre el que muchas veces lo vuelve hosco y agresivo.
 
¿Por qué la doma?
La doma racional permite obtener caballos más dóciles y flexibles. Es más rápida y evita accidentes entre caballo y domador.
Sin duda beneficia mucho al ser humano. Está comprobado que el acercamiento a los animales nos hace ser mejores personas.
Nos relajan, nos inspiran. Ellos nos aceptan tal cual somos.
 
Lo que hay que tener presente
Las técnicas de doma sin violencia pueden variar dependiendo de la persona que las practica.
Principalmente tenemos en cuenta los siguientes puntos:
 
El caballo vive ahorrando al máximo su energía. Por eso no es justo que lo tratemos de flojo o perezoso.
Acostumbrado a vivir en manadas se pone muy nervioso si ha de estar solo para trabajar.
Tiene muy desarrollado el olfato y advierte muchos peligros mucho antes que nosotros.
La razón por la cual el caballo ha sobrevivido tantos miles de años es porque se ha valido de su gran velocidad de huida. El prefiere escapar a enfrentar.
El caballo es muy curioso. Le gusta explorar y descubrir, lo que a su vez facilita que pierdan rápidamente los miedos a ruidos o situaciones extrañas.
Tienen una enorme capacidad para “leer” cada uno de nuestros movimientos. No es necesario solamente el contacto físico para que entiendan lo que queremos conseguir de ellos.
 
El caballo necesita un líder natural. Debemos demostrarle que somos su líder o el tomará ese lugar. “El” estará siempre bien cerca de nosotros.
Naturalmente el caballo se resiste a las presiones yendo hacia el objeto que lo produce: debe aprender a no resistirse.
Primero pedimos, luego esperamos y finalmente nos retiramos a penas veamos una reacción positiva. Es el premio por reaccionar positivamente: darle su tranquilidad nuevamente.
 
Ojo con….
La boca: un tesoro que debe cuidarse.
El caballo debe reaccionar con pequeños movimientos de la rienda.
Es en este momento donde se aprecia el buen trabajo del domador.
Un caballo debe desplazarse con sutiles movimientos de rienda, casi imperceptibles.
“Saquemos la voz”,
creemos firmemente que hemos desperdiciado un gran potencial en nuestra relación con los caballos.
Cada instrucción debe ir acompañada de actitud y voz. Finalmente obtendremos un caballo que reaccione solamente
a la voz sin necesidad de tocarlo.
 
CONTÁCTANOS Y CONSULTA LAS FECHAS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies